Más recortes en la Grecia de Tsipiras

ruolo-distruttivo-fmi-greciaSegún confirmó hoy el gobierno griego los acreedores proponen recortes automáticos adicionales para que se apliquen en el caso de que se incumplan los objetivos de superávit que se firmaron en el tercer rescate, fijados en el 3,5% de PIB para 2018.

Según dijo el ejecutivo heleno en un comunicado, los acreedores plantearon en la mesa de negociación que si el país no llega a dicha cifra del 3,5% del PIB, entraran en funcionamiento medidas de ahorro equivalentes a la diferencia entre el superávit alcanzado y el que se acordó. El Gobierno griego aseguró que “no había aceptado” esta proposición ya que espera llegar a un acuerdo global que incluya también una “quita de la deuda”.

Además, el Gobierno expresó su convicción de que se habrá llegado a un acuerdo ”de principios” con la cuadriga antes de la reunión del Eurogrupo del día 22.

Alexis Tsipras, primer ministro griego, dijo ayer en una entrevista en la televisión pública que las negociaciones se cerrarán definitivamente antes del día 1 de mayo, correspondiente al día de la Pascua ortodoxa.

 

Según un comunicado, el lado griego se mostró satisfecho con que la cuadriga entienda mejor “las líneas rojas en impuestos y pensiones” que marcó Atenas.

A través de estas nuevas medidas impuestas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un lado y los acreedores europeos –Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Comisión Europea (CE) y Banco central Europeo (BCE)- por otro, intentan acercar sus posturas divergentes sobre los recortes que debe aplicar Grecia.

Al tiempo que los europeos y Grecia acuerdan medidas de incremento de impuestos y ahorro por un valor total de 5.500 millones de euros persiguiendo lograr un superávit primario del 3,5% del PIB, el FMI duda de que dichos recortes sean suficientes y afirma que dicho objetivo será solo posible con al menos 8.000 millones.

El Ejecutivo griego prevé generar ingresos por valor de 1800 millones incrementado los impuestos directos y otro tanto aumentando los indirectos, y ahorrar 1800 millones por la reforma de las pensiones.

Un punto más de desacuerdo está en que el FMI sostiene que es necesaria una quita de la deuda griega que permita mantener su sostenibilidad  mientras que los acreedores europeos no se quieren comprometer.

Sin embargo, tanto el MEDE como la CE y el BCE consideran una condición indispensable que el FMI se implique en el rescate para desembolsar el primer tramo.

Las negociaciones en Atenas entre Grecia y los acreedores se vieron interrumpidas la semana pasada debido a la reunión del FMI en Washington y se reanudaron ayer lunes.

14000128788




Leave a Reply

Your email address will not be published.


Comment


Name

Email

Url